viernes, 11 de julio de 2014

SAN FERMIN 10 DE JULIO (LA DECIMA)

En el cartel fuerte de la feria del toro, se lidió un encierro de Garcigrande, bien presentado pero de desigual juego.

Finito: el toro toma demasiada vara, aún así quedo con buena embestida en la muleta, Finito ni se puso y entró a matar sin ni siquiera probarlo, una burla al aficionado escondida dentro de eso que se autodenominan toreros artistas. El toro mostraba cosas buenas pero Finito parece que cuando sale un toro no quiere saber nada.

El cuarto fue un toro feo, que se empleo mucho en el caballo y lo masacraron. Aún así  el toro embestía largo y con transmisión, el fino sóo dejó un par de detalles, dejando irse un buen toro con el que no se acoplo ni se quedó quieto. Muy mal Finito. Que encima al finalizar se quejó del volumen y trapio de estos toros, ya sabes lo que hay en Pamplona, si no quieres no te apuntes, pero no vengas a engañar al personal y encima con excusas.

Juli: le tocó un mal toro, que no se entrego en ningún momento y que no pasaba, Juli optó por el toreo de cercanías pero sin llegar a emocionar a dar miedo, no tenía sal el toro, que le dejaba, eso sí los pitones en el pecho. Mató de una estocada trasera y tendida y le regalaron una oreja.

El quinto fue un toro manso, con el que el Juli estuvo muy inteligente, armando la faena poco a poco para conseguir que al final el toro se entregara y conseguir buenas tandas. Personalmente me encantó en este toro. Corto una oreja merecida, pero que visto el nivel de este año bien podrían haber sido dos.

Talavante: estuvo bien con el capote, el toro se empleó en el caballo. Con cuatro pases muy toreros se lo llevo al centro. Por el pitón izquierdo logró algún natural de calidad, pero el toro le pegó una voltereta y otro aviso. Por el derecho no lo entendió Talavante. Lo mató perfecto y consiguió otra orejita de esta feria.

El último fue medido en el caballo. Y hasta ahora se vio el mejor tercio de banderillas de la feria, bien Trujillo. El extremeño estuvo relajado y torero, pero con sosería sin llegar a emocionar, se le vio un poco perdido, sin dejar muestras de lo que se le atisbaba a principios de temporada. Pincho repetidas veces y perdió lo que podría haber sido su primera puerta grande en Pamplona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada